Pensando en la jubilación: convenio especial para deportistas.

Cada vez más deportistas, en la plenitud de su carrera deportiva profesional, piensan en el momento de su jubilación. Finalizando sus carreras alrededor de los 35 años y, a pesar de contar con una continuidad inmediata en lo profesional fuera del deporte, se plantean si una vez retirados tendrán tiempo suficiente para cotizar lo necesario y tener derecho a una pensión.

Part-HKG-Hkg10089281-1-1-0

Es habitual que para intentar solventar esta situación, muchos deportistas se den de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos a fin de poder cotizar y consolidar períodos de trabajo suficientes para poder obtener dicha retribución. Incluso, sin tener actividad económica alguna (financian su actividad deportiva con patrocinios, subvenciones o becas).

Pero existe una alternativa: es posible firmar un convenio especial con la Seguridad Social: “Un acuerdo suscrito voluntariamente por los trabajadores con la Seguridad Social para poder generar, mantener o ampliar el derecho a prestaciones de la Seguridad Social.”

Suscribiendo un convenio de este tipo, el firmante  corre a cargo de las cotizaciones, reuniendo los requisitos necesarios para acceder a las prestaciones del sistema público en general. Entre estas, se encuentra la obtención de una pensión. Dicho de otro modo, el trabajador que se adhiere a un convenio de este tipo, adquiere la obligación de pagar las cuotas a la Seguridad Social -cotizar-, de forma que cuando llegue su jubilación, los años durante los que cotizó mediante dicho convenio, le cuenten como años trabajados.

Los convenios especiales los suscriben trabajadores que causen baja en la Seguridad Social, los contratados con remuneraciones inferiores a las cobraban en el último año, o aquellos que dejan de cobrar la prestación por desempleo. También, pueden suscribir estos convenios los pensionistas que hayan sido declarados inválidos parciales y aquellos a los que se les haya denegado la pensión.  Para todos ellos, es requisito imprescindible tener cubierto un periodo mínimo de cotización de 1.080 días en los doce años anteriores a su baja en la Seguridad Social.

La existencia de un convenio especial específico de deportistas de Alto Nivel (DAN), Alto Rendimiento (DAR) y asimilados, elimina esta obligación de cotización necesaria para que, todos los deportistas que tengan reconocida esa condición, puedan acceder a la firma del convenio.

La inclusión del deportista en este convenio otorga todos los derechos habituales de cualquier autónomo, excepto la incapacidad temporal en caso de lesión y aquellos relacionados con: maternidad, paternidad, embarazo y lactancia, razón por la cual se paga una cuota ligeramente inferior.

Las ventajas de adherirse al convenio especial frente a la de realizar un alta “normal” de autónomos, siendo que las dos cumplen con el objetivo de cotizar para la jubilación, reside en la no necesidad de realizar un alta en hacienda (con lo que no hay que presentar ninguna declaración de impuestos periódica) y evitar los problemas que podría generar una inspección (sobre todo si se disfruta de bonificaciones en la cuota), puesto que darse de alta como autónomo sin tener actividad económica real, es considerado por parte de la administración como una situación irregular con las consecuencias que ello conlleva.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.